La Celestina

Necesitaba el querubín acceder a la obra de Fernando de Rojas[1]., para un trabajo de Bachillerato. Aunque está a su disposición en la biblioteca virtual, como sé que le gustan más las ediciones en papel y aprovechando una gestión en la capital, le compré la adaptación de Vicente Muñoz Puelles con los anexos de Ana Alonso y Javier Pelegrín (Editorial Oxford University, serie: El árbol de los clásicos). En el fin de semana pasado he estado re-hojeando el texto. Más de tres décadas después de la primera vez que tuve constancia de la obra en el ámbito de la preceptiva asignatura, reconozco cierta aprensión ante la tremenda profundidad metafísica y, a la vez,  cotidianidad. 

Termino transcribiendo algunas de las innumerables frases antológicas que conforman este clásico de la literatura española: “Cuán fácil cosa es reprender vida ajena y cuán duro guardar cada uno la suya”. “Guarde, señor, de dañar lo que con todos los tesoros del mundo no se restaura”. “Es mejor el uso de las riquezas que la posesión de ellas”. “Miserable cosa es pensar ser maestro el que nunca fue discípulo”. “La mitad está hecha cuando tienen buen principio las cosas”. “No es vencido sino el que cree serlo”. Parte de este texto también se ha editado en el Sitio de Manuel, bajo el título “No es vencido sino el que cree serlo”. 
________________________________
[1] Rojas, Fernando de. La Celestina. Editorial Oxford University Press. 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario